La lateralidad problemas de aprendizaje

Al pensar en problemas de aprendizaje, usualmente nos llegan a la mente trastornos tales como la dislexia o las dificultades con el cálculo matemático. Sin embargo, independientemente del diagnóstico que se pueda determinar ante el bajo rendimiento académico, muchas veces subyacen o acompañan a estos, los problemas relacionados con la lateralidad.

La lateralidad se refiere a la preferencia que muestran la mayoría de los seres humanos por un lado de su cuerpo, lo que nos lleva a clasificar comúnmente a las personas zurdas o diestras. Ahora bien, entender la lateralidad conlleva cierta complejidad que puede tener un gran impacto sobre el desarrollo de las personas, sin que estas estén conscientes de ello.

En principio, es importante establecer la diferencia entre preferencia y dominancia. La primera se refiere a la inclinación natural al usar la mano, por ejemplo. La última hace alusión a cuál de las dos manos es más ágil y más fuerte. Además de la preferencia manual, los seres humanos desarrollan la preferencia y dominancia de ojo, oído y pie.

La mayoría de las personas son diestras por razón desconocida. Esto implica también que en la mayoría de los casos, el hemisferio izquierdo del cerebro controla el lado contralateral derecho del cuerpo y es este el que predomina. Esto coincide con que en aproximadamente el 90% de las personas, el hemisferio izquierdo se encarga del lenguaje. También será así para la mayoría de las personas zurdas, con excepción de aquellas que tienen áreas relacionadas con el lenguaje distribuido en ambos hemisferios cerebrales.

Aunque ya es conocido que la zurdera no implica una desventaja en la vida de las personas, en algunos casos los niños y niñas se ven forzados a cambiar su lateralidad en sus primeros años, creando casos de “zurdos contrariados” que, dependiendo de su lateralidad ocular, pueden convertirse en casos de “lateralidad cruzada”, dígase cuando una persona tiene dominancia del ojo contrario a lateralidad de la mano. Un ejemplo de esto es cuando un individuo escribe con la mano derecha pero su ojo dominante es el izquierdo.

Estas personas suelen cambiar de lado para realizar diferentes actividades, como son abrir la puerta con una mano y comer con la otra sin ser ambidextros. Estos últimos presentan la misma habilidad y capacidad (dominancia) en ambos lados del cuerpo, lo cual es muy raro.

El problema con el aprendizaje

Esta lateralidad cruzada, es común en casos de niños y niñas que presentan problemas de aprendizaje, ya sea porque fueron zurdos contrariados a causa de la intervención de los padres o profesores o sin aparente razón alguna. Es posible observar que estos chicos se resisten a copiar de la pizarra, suelen tener dolores de cabeza y cuello, lentitud en la velocidad de procesamiento al dibujar, escribir o leer. A veces se detecta en presencia de un trastorno del neurodesarrollo tal como el ocasionado por déficit de atención, con o sin alteración en la capacidad intelectual, es decir, en niños y niñas capaces de razonar dentro o por encima de los parámetros esperados para su edad.

Como recomendación general para las madres, padres y educadores se indica que deben permitir que la lateralidad se desarrolle de manera natural, sin forzar el agarre del lápiz o de la cuchara en una mano o la otra, y dejando que los más pequeños puedan explorar libremente la opción más cómoda para ellos. ¡Nunca se debe corregir para cambiar el uso de la mano que prefieren!

De manera específica, se recomienda que el lápiz, pincel o cualquier instrumento con el que se sugiera trabajar, se deje en el centro de mesa, para que sea el niño o la niña quien escoja sin intervención, consciente o no, del adulto que la acompaña.

En caso de sospechar de alguna dificultad relacionada con la lateralidad, el profesional de Neuropsicología, de la Psicología escolar o la Psicopedagogía, puede detectar esta problemática a través de una simple prueba de unos 15 minutos de duración dentro de una batería comprensiva de evaluación y con esto, promover la reestructuración del proceso de enseñanza, tomando en cuenta las necesidades particulares de cada estudiante y mejorando las probabilidades de éxito académico y bienestar general.

Dra. Glorianna Montás
Especialista en Psicología orientada a la Neurociencia Cognitiva Aplicada

Nuestras Redes

Más artículos
Bebés prematuros y sus complicaciones frecuentes