Corazón y embarazo

Los cambios fisiológicos durante el embarazo, específicamente el éxtasis venoso, edema, hipercoagulabilidad, bajos niveles de proteínas, y aumento de fibrinógenos, hacen al embarazo y al postparto, periodos de riesgo aumentado para el desarrollo de enfermedad cardiovascular.

A pesar de que afecta a un pequeño número de pacientes, la cardiopatía en el embarazo causa una significativa mortalidad en la madre y el feto.

Además de los cambios hemodinámicos que se presentan por el propio embarazo, si la paciente tiene una enfermedad subyacente importante puede agravarse el cuadro, por lo que es de vital importancia realizar una evaluación de riesgo en mujeres con cardiopatía ya presentes.

En las embarazadas es normal observar taquicardia edema periférico y soplo cardíaco. En estos casos es útil el uso de pruebas diagnósticas como el ecocardiograma para descartar cualquier cardiopatía.

Entre las principales patologías asociadas al embarazo, están las arritmias, que habitualmente las calificamos de palpitaciones y muchas veces son benignas y temporales. Para su diagnóstico, podemos apoyarnos en un estudio de monitoreo de 24 horas. Estas arritmias se tratarán según lo considere su médico de cabecera.

Otras de las patologías son congénitas, es decir, con las cuales nacemos. Las principales son comunicación interauricular (CIA). Si los cortocircuitos son pequeños suelen tolerarse bien, pero los grandes cortocircuitos aumentan el riesgo de muerte de la madre y el feto.

La hipertensión arterial es el factor de riesgo modificable más común tanto en hombres como en mujeres. Estudios como el INTERSTROKE mostraron que las mujeres tienen mayor riesgo de tener un primer evento de accidente cerebrovascular.

La hipertensión en el embarazo, aumenta la probabilidad de padecer pre-eclampsia, eclampsia y accidente cerebro-vascular durante el embarazo.

La causa más frecuente que aumenta el riesgo de estos efectos en la mujer embarazada es la hipertensión arterial. La preeclampsia es un desorden multisistémico que puede producir fallo renal agudo, infarto del miocardio, edema pulmonar, accidente cerebro-vascular (Derrame Cerebral).

Los factores que más frecuentemente inducen a hipertensión arterial en el embarazo son:

  • Obesidad
  • Edad mayor o igual a 40 años
  • Antecedente de hipertensión arterial
  • Historia familiar o personal de preeclampsia
  • Nuliparidad
  • Múltiples embarazos (varios partos anteriores)
  • Enfermedades del colágeno (ejemplo: lupus eritematoso sistémico)
  • Diabetes mellitus
  • Enfermedad renal

Un estudio realizado en 2010, para investigar la enfermedad cardiovascular, reportó que el 18.2% de las mujeres con historia de preeclampsia tuvieron un evento cardiovascular 10 años después.

Las que tienen preeclampsia temporalmente antes de las 32 semanas, tienen mayor riesgo de enfermedad severa cardio o cerebrovascular, que las que tienen preeclampsia tardía. La preeclampsia temprana se asocia mayormente a lesión de órganos blancos, es decir, afectación de riñón, corazón, cerebro, miembros inferiores.

De todos modos les recomendamos mantener un estilo de vida cardiosaludable, es decir, una dieta baja en grasa, rica en frutas y vegetales, caminar al menos 30 minutos al día 5 días a la semana, controlar el sobrepeso y no olvidar tomarse los medicamentos para las enfermedades como diabetes e hipertensión arterial.

Dra. Ana Sánchez
Cardióloga

Nuestras Redes

Más artículos
El ejercicio: Columna principal en la prevención y control de la diabetes