Importancia de la lactancia materna

La leche materna es el alimento natural cuyo propósito primordial es la alimentación o para amamantar al recién nacido. La leche materna se considera generalmente la mejor fuente de nutrientes para su desarrollo físico y mental.

Inmediatamente después del parto o cesárea, se debe colocar él bebé al pecho de la madre para que inicie la toma del calostro, que son las primeras gotitas de leche que van a empezar a salir de sus senos y son suficientes para alimentar al bebe esos primeros días.

El calostro es como una vacuna por todo su contenido en proteínas, vitaminas y anticuerpos; el calostro es el único alimento que el niño necesita en los 3 primeros días de nacido.

La leche materna se adapta a las necesidades de tu bebé por lo que se producen tres cambios en su composición nutritiva:

  • Calostro: (de 1 a 3 días) este es un líquido espeso de color amarillento que sale en poca cantidad y es suficiente para alimentar a tu bebe en esos primeros días porque contiene dosis de vitamina A, proteínas, grasas y otros micronutrientes, además, protege al niño contra infecciones y otras enfermedades, y limpia el estómago del recién nacido.
  • Bajada de leche: (de 3 a 7 días) la leche que aparece entre el tercer y séptimo día después del parto, es un poco más blanca y menos cremosa que el calostro. Al principio de la mamada, la leche es clara y calma la sed a tu bebé y cuando sigue succionando sale otra leche más abundante y espesa que calme el hambre y le hace crecer sano y fuerte, ya que tiene las grasas y proteínas que necesita para desarrollarse.
  • Leche madura: (a partir de los 7 días) aparece entre los 10 y 30 días después del nacimiento y la succión adecuada y frecuente de tu bebé. Es una secreción que contiene todos los nutrientes que puede requerir cualquier bebé para estimular su inteligencia, crecimiento y desarrollo.

Beneficios de la lactancia materna

Para la madre: disminuye el sangrado post parto, el útero vuelve rápidamente a la normalidad y recupera su tamaño más rápidamente, las mujeres que amamantan a sus hijos tienen menos riesgo de cáncer en el seno o cáncer en los ovarios, favorece la recuperación de la figura y del peso previo al embarazo, reduce la incidencia de diabetes y osteoporosis.

Para el bebé: provee todos los nutrientes para el desarrollo físico y mental, le previene de infecciones y de enfermedades gastrointestinales como diarrea y respiratorias como neumonía y alergias. La leche materna es buena para la digestión del niño y lo protege contra estreñimiento y cólicos, fortalece los lazos de amor entre la madre y el bebé, al succionar frecuentemente desarrolla los músculos de la cara y ayuda en la formación de los dientes, el amamantar estimula todos los sentidos del bebé.

Para la familia: refuerza los lazos de amor en la familia; previene el maltrato infantil; la economía familiar se favorece al no tener que comprar fórmulas y como la lactancia materna protege la salud de la criatura; las visitas a la consulta médica son menos frecuentes; ahorra tiempo, dinero y evita la contaminación del medio ambiente.

5 cosas importantes:

  • La boca del bebé debe abarcar la mayor parte de la areola, es decir la parte oscura del seno.
  • Deja a tu bebé terminar o vaciar el primer pecho antes de ofrecerle el segundo. La producción de leche aumenta si vacías completamente cada seno.
  • Tendrás suficiente leche si le das con frecuencia a tu bebé solo leche materna de día y de noche hasta los seis meses.
  • A partir de los seis meses puedes darle leche materna y otros alimentos.
  • Permite a tu bebé mamar todo el tiempo que desee.
    Dr. José Abreu Espinal
    Pediatra

Nuestras Redes

Más artículos
Bombas de insulina para diabetes tipo 1